Trabajar desde casa

Me sabe un poco mal bombardear esto con tantas entradas de golpe. He estado liado y se me han ido acumulando los temas. Y qué narices, sienta tan bien desahogarse de vez en cuando...

Hoy puedo decir que, cuando me sale de las narices, trabajo desde casa. Por qué? pues porque puedo. Por qué puedo? Pues porque tiene sentido, y espero que aquí más de uno se sienta identificado.

No me refiero a tener mucho curro y quedarse en casa hasta altas horas de la noche para acabarlo. Eso es mala planificación, o no saber/poder decir no cuando no se puede más, y es MALO así que no confundamos. Hablo de que, cualquier miércoles, porque vienen a mirarme el calentador del gas, porque tengo que hacer unos papeleos, o porque estoy con una resaca del 15 de la fiesta del martes noche, me apetece quedarme en casa y trabajar en remoto, con mi portátil, un café o una birra, un cigarrito y, si me apetece, en gallumbos.

Esto es un derecho que uno se gana, y que ha ido cambiando y pasando a estar bien visto en los últimos años. He estado en empresas que confunden la productividad con calentar la silla 8 horas al día con el culo (y así les va). Luego hay otras, como una gran compañía de Bases de Datos y ahora otras muchas más cosas (no he estado pero conozco gente de dentro), que descubrieron que mantener el puesto de trabajo les cuesta una pasta al mes, así que incluso fomentan que la gente trabaje en su casa (y le pagan el Internet).

Pero la cuestión de fondo es: en nuestro (gran) mundillo, para qué nos pagan?

Si bien hay cárnicas (otro día hablamos de ellas, este país da risa en estas cosas) que mandan a una persona a un cliente a trabajar (en la mayoría de los casos ilegalmente, buscar "cesión ilegal del trabajador") y ahí sí has de estar tus horas en la oficina porque es lo que facturan por ti, si dejamos de lado a estos engendros, la respuesta es simple.

Nos pagan por hacer un trabajo a tiempo y de la mejor manera posible. Punto. Mientras los proyectos que tengo estén bien, los problemas resueltos y las cosas entregadas a tiempo, la empresa debería estar contenta. Para eso nos han contratado, y no deberían perderlo de vista.

Cuántas veces os habéis quedado hasta más tarde cruzados con un problema, os pagaran las horas o no? Cuántas veces os han molestado fuera de horas porque ha petado algo y vuestra posición era crítica para arreglarlo rápido? Ojo, no insinúo que eso esté mal. Sólo digo claramente que eso debe ir en los dos sentidos. Si tanto la empresa como nosotros vemos la relación como una colaboración para llegar a X objetivos por los que nos pagan, y no como un número de horas X en las que nuestro culo es suyo, todos ganamos (y eso es de lo que se trata).

En los últimos 10 años he estado en empresas de varios tipos:

- Una dejaba trabajar desde casa puntualmente, pero luego era muy tiquismiquis con la hora de llegada
- La siguiente era de libro: productividad=calentar la silla con el culo. Hasta donde sé, ha cambiado a casi toda la plantilla desde que me fui en 2013, y ha perdido casi todos los clientes grandes (les queda 1 que no creo que dure mucho).
- La siguiente me dejaba hacer bastante lo que me diera la gana (y eso que la tenía al lado de casa). Aunque me miraban mal si abusaba un poco (coño no me liéis para salir entre semana cabrones!)
- Y, en la que estoy ahora, mientras esté en las reuniones aunque sea por videoconferencia y haga lo que tengo que hacer, les da igual donde esté. Como si curro desde el WC.

Eso sí, trabajar desde casa es TRABAJAR. No dormir ni ponerse a ver series en la raspberry pi. Hay que tener un mínimo de disciplina :P De hecho en mi caso, a veces trabajo desde casa para concentrarme en acabar algo porque tengo menos distracciones y soy más productivo.

En fin, hasta aquí el resumen de mi experiencia. Cuál es vuestro caso?

1 comentario

12
Feb

Imagen de sysadmin

Pues oye...yo tengo que decir que si, que se puede y mucho, currar desde casa y de forma muy muy eficiente, eso si, toca lidiar con compañeros amargados que su mujer les pega por currar desde casa y/o los niños les joden el dia....pero poder se puede. Yo he estado en un proyecto que por su dedicación necesitaba horas intempestivas en las que tenias que hacer de sysadmin y claro eso en la oficina no se podia hacer y sí, la empresa se ahorró pasta con tenerme en casa (eso tb importa...para que lo vamos a negar), a mi me me vino genial poder estar en casa, me construí mi vida de otra manera, las casi dos horas de ida y vuelta a la oficina me las ahorraba y siempre (y digo siempre) cumplía con creces mis objetivos....Ahora que he vuelto a la oficina al 100% me está costando adecuarme, pero oye, podremos, no pasa nada....sigo pudiendo quedarme en casa trabajando cuando (como bien dices) alguna tarea precisa concentración y que la oficina no te dá....